Debemos actuar ahora para no llorar mañana

Por Ricardo Bustos

Entiendo que no tengo ningún derecho de proponer algún tipo de guía para los padres de adolescentes , pero también es cierto, hay muchos que desconocen el paradero de sus hijos toda vez que  abandonan el hogar y no se enteran de que manera actúan cuando están en grupo con otros jóvenes de edades similares, aunque mucho me llamó la atención en este último tiempo ver a hombres mayores compartiendo sus momentos de “diversión”.

Cuando el alcohol domina la fiesta, surgen en el acto los efectos colaterales por el comportamiento de conductas desenfrenadas de esos jóvenes y no podemos quedarnos con la “cómoda” que todos ellos son iguales y deben quemar etapas, como si “la vida loca” sea el objetivo de un buen vivir.

El domingo 22 de noviembre por la emisión del voto, debí viajar hasta Chaco y como todo veterano, siempre me gusta hacerlo con tiempo, tranquilo para llegar temprano y poder volver a casa sin problemas evitables.

Eran poco más de las 6 de la mañana cuando ingresé por una de las hermosas avenidas de Resistencia confiando en que a esa hora poca gente habría circulando por la calle porque los mayores lugareños seguramente irían a las Escuelas poco antes de iniciado el acto electoral pero los jóvenes aún permanecían con la almohada pegada a la nuca.

El triste y lamentable espectáculo que me esperaba, dió pautas de cómo será el futuro del país, si de chicas y muchachos va a salir el nuevo gobernante. Nobleza obliga, también imagino que una inmensa mayoría de jóvenes no están sumidos en esa forma de vida y tienen sobre sus espaldas como objetivo, defender con su conducta un estilo de vida absolutamente diferente.

En el trayecto hasta el lugar de votación, me vi envuelto en situaciones que llevaron mi sistema nervioso al límite de lo desconocido y debo decir que manejo automóviles desde los 14 años porque soy de los que aprendió mirando a otros y además porque con mi señora esposa, somos los clásicos viajeros de la ruta, por lo tanto ninguna maniobra ajena me atemoriza, pero en este caso se trataba de “otros” conduciendo alcoholizados… muy alcoholizados, provocando e insultando a todo aquel que se le cruzaba por su camino y a muy alta velocidad por calles en donde no está permitido.

Estos comportamientos se pueden hilvanar con lo que ocurrió en Misiones. “Alrededor de las 11:15 de este domingo 22, la conocida artista plástica posadeña María Teresa Warenycia, de 62 años, falleció en un grave accidente de tránsito ocurrido sobre la ruta de Acceso Sur a Posadas, más precisamente en la rotonda del puente El Zaimán. Según informaron desde la comisaría Décima de la UR-X, la mujer viajaba a bordo de un Fiat Adventure que resultó embestido a muy alta velocidad -por razones que aún son materia de investigación- por un BMW sin dominio con cinco personas a bordo: un hombre de 45 años identificado como Oscar R., dos chicas de 19 años, otra de 20 y una menor de 17

Ambos vehículos circulaban en el mismo sentido, Garupá-Posadas, según confirmó la Policía. “Warenycia falleció en el acto, mientras que todos los ocupantes del otro auto resultaron heridos de consideración y debieron ser hospitalizados en el Hospital Ramón Madariaga de Posadas”, (fuente Primeraedicionweb). Como dato importante para destacar es que  la conductora y una acompañante del BMW que embistió al vehículo de la fallecida señora Warenycia dieron muy elevado en el test de alcoholemia.

No se quien podrá revertir este tipo de vida que llevan muchos jóvenes hoy en nuestro país, pero es indudable que algo está fallando con las reglas de convivencia y no hace falta ser muy lúcido para entender cuál es el origen. Los jóvenes nos están enviando mensajes todos los días, no les hacemos caso y creo que la bebida es apenas un refugio para sus carencias.

Se sabe desde hace mucho tiempo que cuando la juventud se encuentra debilitada por su falta de afectos y comprensión o contención en sus propios hogares, lenta pero inexorablemente mientras la bebida se hace dueña de sus actos, van abandonando toda iniciativa de vida normal y se sumergen en la depresión, mientras que otros son caldo de cultivo para ser cooptados por diferentes organizaciones que los utilizan para no ser ellos las caras visibles de cualquier ilícito que hayan planificado cometer y no quiero volar muy alto con la imaginación, pero lo que está ocurriendo con los asesinos de ISIS en gran parte del planeta, no nos deja muy lejos de cualquier  intento de seducción habida cuenta de la falta de un futuro prometedor para esos mismos jóvenes que hoy encuentran en la bebida lo que deberían tener en los suyos.

Un día dijeron que era el cambio de época, otro que el final de siglo y milenio, traía aires nuevos de libertad y apertura mental, pero lo cierto es que nada se abrió para la juventud y cada día están mas prisioneros de sus propias acciones. Solo se que debemos ayudarlos ya, sin pérdida de tiempo y aunque no tengo hijos adolescentes, imagino el sufrimiento de esos padres  por no haber actuado en tiempo y forma y su arrepentimiento no les da ningún tipo de posibilidades de revertir la situación.

Mientras tanto, los avisos publicitarios ofreciendo bebidas blancas, cerveza, vinos, energizantes y algún otro producto para una vida facilista, muestran a los actores del aviso con edades que poco tienen que ver con las de los jóvenes y nos quieren hacer creer que ahora la adolescencia se extendió en edades, pero la verdad es que solo veo que lo que ha crecido es la falta de compromiso con la propia dignidad y capacidad para asumir aquello por lo cual firmamos un acta simbólica sobre el rol de los mayores frente a la juventud. Hemos fallado y ahora es tiempo de corregir los gruesos errores.

El autor es: Locutor Nacional-Comunicador
Capiovi Misiones, Argentina
DNI 7788556

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.