27 de febrero 177 aniversario de cuál «Independencia»?. Vamos a seguir aceptando órdenes de este y otros sujetos

Por Sin Reservas

Los dominicanos tenemos imnumerables problemas que venimos arrastrando desde decadas, los cuales se han agravado con la invasión del maldito virus del asesino dictador chino, Xi Jinping.

Pero el más grave aunque no le tomemos como tal, es la «dependencia» aunque hagamos el bulto cada año conmemorando la mal llamada «Independencia», que este 27 de los corrientes arribará a su 177 aniversario.

Nosotros no somos libres en un amplio margen, han faltado hombres que le pongan frenos a los impostores e invasores de nuestras decisiones, pues sólo el presidente Doctor Joaquín Balaguer, tenía coraje para poner en su lugar al que osara querer imponerle o sugerirle una traición a la Patria, amén de que «no tenía expedientes de corrupción para chantajearlo».

Traemos esto a colación porque el individuo de nombre William Charpentier, que posee un «negociaso» denominado Mesa Nacional para las Migraciones y Refugiados en República Dominicana (Menamird), financiado por colegas enemigos de la «Independencia Dominicana», ha venido inmiscuyéndose en nuestros asuntos privados o internos.

Esto sucede sin que aparezca un llamado «funcionario» del Estado que lo llame a capítulo, por qué este forastero actúa con un poder y se dedica a trazar pautas de que tienen que hacer las autoridades dominicanas con los miles de colegas haitianos ilegales que a diario penetran a nuestro territorio.

En febrero del año 2015 este sujeto le dijo al Gobierno Dominicano que: «No podía deportar haitianos». Y más adelante el tipo volvió con lo mismo:

«Advierte a la República Dominicana, no podía deportar haitianos cuando termine el Plan Nacional de Regularización». Adornando esta advertencia con que: 

«El Estado dominicano tiene que cumplir con un protocolo establecido, o estaría violando los derechos humanos».

En mayo del año 2017, los medios de comunicación publicaron: «William Charpentier pide no entregar dinero a instituciones pro haitianos». Y para junio de ese mismo año este negociante migratorio denuncia que la Dirección de Migración (cumpliendo su deber) está deportar a los ilegales del territorio dominicano.

Y para justificar su negocio menciona el chantaje de que «muchos de los deportados son de los que se acogieron al Plan Nacional de Regularización». Y que regularmente se estaban deportando 40 ciudadanos haitianos diarios, pero se queja de que en ese momento estabán enviando para SU PAÍS 125 haitianos diarios.

Ahora este elemento tiene la osadía de sugerirle a la República Dominicana, que estableczca ruta humanitaria de migrantes haitianos.

Para su provocación este toma una posible estampida de haitianos a suelo dominicano ocasionada por los disturbios en su país.

«La Mesa Nacional para las Migraciones y Refugiados en República Dominicana (Menamird) alerta al Gobierno dominicano para que establezca una ruta humanitaria en la frontera ante la inminencia de una avalancha de inmigrantes desde Haití motivada por la crisis política y económica».

Pero este entrometido no se que ahí, de una manera asusa a la invasión cuando dice:

«Ante una revuelta quienes no tienen posibilidad de tomar un avión para huir a otras naciones no tienen otra salida que cruzar por la frontera a cómo de lugar para llegar a República Dominicana, el vecino más cercano», sentencia el condigno de nuestros enemigos.

La situación -es lo que se nos informa- ha provocado que las autoridades dominicanas incrementen la vigilancia en la frontera, con más miembros del Ejército de la República Dominicana y del Cuerpo Especializado en Seguridad Fronteriza Terrestre (Cesfront), así como por vía aérea por aviones y helicópteros, como medida preventiva.

A lo que el vividor del cuento agrega y reitera: «Además de conservar la seguridad fronteriza, las autoridades dominicanas pueden establecer una ruta para proteger a personas vulnerables que cruzarían para este lado de la isla como niños, ancianos y mujeres».

Y para colmar la copa proclama que la República Dominicana, tiene la responsabilidad de hacer lo que él sugiere u está ordenando:

«La República Dominicana es miembro de la comunidad internacional en materia de ayuda humanitaria, por lo que como estado, además de proteger la frontera, el país tiene la responsabilidad de salvaguardar vidas en caso de que sea necesario», dice el provocador.

Indica que en otras ocasiones han ocurridos acontecimientos parecidos y quienes se ven acorralados huyen por la frontera con el objetivo de llegar a República Dominicana, donde están seguros. Sugiere a los organismos internacionales incentivar el diálogo entre la oposición y el gobierno.

Consideramos conveniente y necesario que este mismo sujeto le diga a sus compatriotas que lo que hacen, es lo mismo, como que cualquiera ose meterse a donde él vive (en su casa), o sea, ‘invasión de propiedad privada». Y que ningún haitiano tiene derecho a pisar territorio extranjero sin permiso de sus autoridades.

Asimismo este debería ofrecer estadísticas también, de cuantos ilegales haitianos entran a diario a la República Dominicana.

Finalmente le sugerimos a William Charpentier, que siga viviendo de los infelices haitianos a través de su negocio Mesa Nacional para las Migraciones y Refugiados, pero sin inmiscuirse en los asuntos internos de nuestro país.

Y a las autoridades de la República Dominicana, que le pidan a este farsante largarse para su país a luchar por sus haitianos en su tierra, en su Estado fallido, y no desde aquí, que puede estar buscando lo que no se le ha perdido, que:

«Tanto da la gotera en la piedra hasta que hace el hoyo», y «Hasta la belleza cansa».

Y los dominicanos nos estamos cansando… Estamos jartos…!!!

*

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.